headerphoto

Sal, Azúcar y grasas


Sal, Azúcar y grasas

Son los 3 demonios a combatir. La organización Mundial de la Salud y los Gobiernos convencieron a la gran industria alimentaria de que sus productos no eran los adecuados para tener un tipazo por fuera y un organismo en condiciones por dentro. Pero reducir un 40% de la sal al tomate frito no es algo que se pueda hacer de un día para otro sin que el consumidor lo acepte. Ha sido un proceso que ha llevado casi una década. Porque no se trata solo de que  cliente se vaya acostumbrando al cambio poco a poco. Cuando se eliminan grasas y  azúcares, el producto pierde textura.

0 comentarios:

Publicar un comentario

"Déjanos un mensaje de Salud"